Mi mundo mágico...


dulce caramelo rojo brillante cubriendo una manzana..

dulce caramelo rojo brillante cubriendo una  manzana..




Los científicos han demostrado que el chocolate posee sustancias que mejoran el estado de ánimo con propiedades antidepresivas, desencadenando una sustancia química que produce placer en el cerebro, la serotonina.
Una taza de chocolate....
Yo le llamo el Quitapenas...


Algodón de azucar... Las veces que lo compartí con mis amigos en mi infancia.....

Algodón de azucar... Las veces que lo compartí con mis amigos en mi infancia.....

¿Quién no recuerda aquellas piruletas?....

¿Quién no recuerda aquellas piruletas?....

¿Y tu? ¿Como te comes los helados?.... Es una pregunta muy importante......

¿Y tu? ¿Como te comes los helados?....  Es una pregunta muy importante......

Os contaremos Cuentos para el alma...
Historias de Amor......
Poemas.....
Y otras cositas más...

jueves

Riqueza


Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el campo, con el firme propósito de que viera cuan pobre era la gente del campo que comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos. Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en la granja de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo: - ¿ Que te pareció el viaje? - !!Muy lindo papá!! - ¿Viste que tan pobre y necesitada puede ser la gente? - ¡ Si ¡ - ¿Y que aprendiste? - Vi que nosotros tenemos un perro en casa, y ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el patio, ellos tienen miles de estrellas. Nuestro patio llega hasta el limite de la casa, el de ellos tiene todo el horizonte. Especialmente papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo y rara es la vez que charlan conmigo. Al terminar el relato, el padre se quedó mudo...y su hijo agregó:
- Gracias papá, por enseñarme lo ricos que podríamos llegar a ser.